Aprendiendo del bambú

Un campesino escuchó como otros dos colegas hablan emocionados del bambú, una planta de origen japonés que se podía dar también en sus tierras, era “la planta de más rápido crecimiento del mundo”, “¡Capaz de crecer 30 metros en 6 semanas!” escuchó.

Motivado por la conversación, fue con el vendedor de semillas, y compró la mejor semilla de bambú. En los días siguientes abonó la tierra, luego regó con mucha dedicación la semilla. Al pasar un año… no vio ningún resultado. ¿Acaso debía desistir? ¿Era estéril la semilla?

Buscó a el campesino que escuchó hablar del bambú hacía un año y le contó lo ocurrido, le explicó que no había conseguido ni siquiera un pequeño brote de bambú.

 Este le dijo que había escuchado solo una parte de la conversación, el bambú puede llegar a crecer hasta 1 metro en 1 día, pero solo después de 7 años de cuidados, tiempo en el que no se aprecia crecimiento en la superficie.

En todo este tiempo, le explicó el campesino, la planta del bambú fortalece su raíz, preparándose para el crecimiento que le espera.

Si el bambú creciera como lo hace sin haber pasado antes por el proceso de fortalecimiento de su base caería fácilmente.

Así sucede también con nuestros sueños, cuando estamos trabajando en construirlos muchas veces no vemos brotes, logros, crecimiento. Y por esto podemos llegar a perder la motivación.

 “La perseverancia es útil solo si vas en la dirección correcta” Vicente Campos

Pero cuando estamos convencidos de que por nuestro sueño vale la pena ser pacientes y perseverar. Nos daremos cuenta de que aún y cuando no veamos crecimiento externo, estamos avanzando en la construcción de sus cimientos.

Quizá alguien se pregunte, ¿Cómo logramos tanto en tan poco tiempo? Pero nosotros sabremos que lo logramos porque seguimos adelante, seguimos cuidando la semilla de nuestros sueños, seguimos haciendo crecer su semilla: Aprendimos del bambú.

Lectura relacionada: ¿Sabías que es posible para un hombre comer un elefante completo?

Basado en el proceso de crecimiento interno

4 opiniones en “Aprendiendo del bambú”

  1. NUESTROS HIJOS Y SUS LOGROS NOS DICEN QUE COMO PADRES ,AL IGUAL QUE LA SEMILLA DEL BAMBU, HEMOS FORTALECIDO SUS RAICES DESDE SU CONCEPCION , SU NACIMIENTO Y A LO LARGO DE SU INFANCIA. Y ESTO SE VE REFLEJADO EN CUANTO LOS HIJOS SON PERSONAS DE BIEN, CON VALORES Y PRINCIPIOS BIEN FIRMES, PUES POR AÑOS SE FUERON FORTALECIENDO POCO A POCO. ABRZOOOO :)

  2. Sip, eso probablemente la parte mas importante de lograr tus objetivos. A veces me da tristeza como gente que en realidad le hecha ganas a lo que hace se ve despues toda derrotada por que no avanzan a pesar de todo el trabajo. Desgraciadamente, todo ese trabajo muchas veces termina sirviendo a otros y no a la persona que lo hizo. Por eso si se es empleado, hay que tener una relacion simbiotica y no solamente parasita o simbiotica asimetrica donde los resultados del trabajo se dividan equitativa o justamente y no que beneficie mas solo a uno por que asi ninguno maximiza sus ganancias.

Deja un comentario