Dejé de despedirme con un beso en las mañanas…

Todas las mañanas antes de irme a trabajar me despedía de mi esposa con un beso en los labios. Generalmente aún dormía cuando yo me iba, por lo que, al darle el beso, la despertaba. 

Ella se dedica exclusivamente al hogar, que no es lo mismo que “no trabaja”. Y con dos niñas pequeñas, es frecuente que duerma tarde y se despierte durante la noche.

Después de varios días de despertarla al despedirme, decidí que era mejor dejarla descansar y, muy a mi pesar, me comencé a ir sin darle un beso en las mañanas.

Continuar leyendo “Dejé de despedirme con un beso en las mañanas…”

El vestido no es azul y negro O blanco y dorado

Me llamó la atención el debate que surgió hace unos días sobre si el vestido que ilustra este artículo era azul con negro o si era blanco y dorado. Sin duda un vestido muy peculiar, yo lo veo blanco (celeste) y dorado, pero mi hermana lo ve negro y blanco. 

¿Tú cómo lo ves?

¿Realmente cuál es el color del vestido? ¿Y porqué me parece importante? Continuar leyendo “El vestido no es azul y negro O blanco y dorado”

La depresión de los Yuppies y cómo evitarla

Si naciste entre los años 1982 al 2000 perteneces a la llamada generación del Milenio. Dentro de esta, hay una subcategoría especial para quienes además son jóvenes profesionistas que escalan o desean escalar de clase social, posición laboral y/o nivel de poder: Yuppies del inglés “Young Upward-mobile Professional”.

Por sus estudios universitarios tienen un buen nivel de ingresos y de vida, sin embargo, muchos de ellos no son felices. ¿A qué se debe? Continuar leyendo “La depresión de los Yuppies y cómo evitarla”

¿Cómo tener gente hablando bien de ti a tus espaldas?

Hablando al oidoUn día llegué de la comida a mi trabajo y encontré a 2 compañeros hablando de mi a mis espaldas. Pude escuchar su conversación… Ambos hablaban BIEN de mi a mis espaldas.

Hasta entonces no había puesto mucha atención, pero luego comencé a notar que siempre hay personas hablando bien de nosotros a nuestras espaldas.

Sin duda se siente muy bien, pero ¿Cómo podemos incentivar que la gente hable bien de nosotros a nuestras espaldas?

1. Habla bien de otras personas a sus espaldas.

Como bien dicen hay que dar para recibir. Cuando te pidan tu opinión de cualquier persona procura decir algo amable, positivo sobre ella.

Si criticas a otra persona a sus espaldas, la persona con la que conversas creerá que quizá haces lo mismo de ella o él cuando no está presente.

2. Habla mal de frente.

Si hay algo que no te gusta de alguna persona procura comentarlo con ella. Siempre que lo hagas consciente de que es TU punto de vista, y no necesariamente la verdad absoluta y con el interés sincero de ayudar a la otra persona, generalmente te lo va a agradecer.

3. Procura que las personas encuentren grata tu compañía.

Como dice la canción: Nadie es monedita de oro para caerle bien a todos. También es normal que tengamos momentos de buen y mal humor. Dicho lo anterior, procura en lo posible, que la gente encuentre grata tu compañía. ¿La mejor forma de hacerlo? Interésate genuinamente en las otras personas, busca temas que sean de interés mutuo.

4. No te preocupes demasiado de lo que hablen de ti.

Al final de cuentas, siempre habrá gente hablando bien y mal de ti a tus espaldas, que no sea algo que te preocupe, enfócate en lo positivo. Créeme, siempre habrá gente hablando bien de ti a tus espaldas ;o)

Diferencia de Opiniones

Hace unos meses estuve en la ciudad de Saltillo Coahuila, ahí mi amiga Yessi, para no decir Yaqui, al ver que mi esposa y yo estábamos ocupados se ofreció en ordenar comida para nosotros.

Siendo mi amiga vegetariana, supuse ordenaría algo delicioso, pero sin carne. Y sí, ella pidió una pizza chica sin pepperoni, pero solo para ella. Para nosotros pidió un platillo no vegetariano.

Fue un gesto que a la fecha recuerdo. A pesar de su convicción plena a favor del vegetarianismo; ella respetó nuestro gusto por la carne.

¿A qué voy con esto?

Cada vez me llama más la atención la falta de tolerancia y respeto a diferentes formas de pensar.

A veces estamos tan convencidos de que tal o cual cosa es mejor, que queremos imponer en los otros nuestra convicción. Y la verdad es que son muy pocas las veces que una forma de pensar es totalmente equivocada.

A veces nos pasa como en la historia de los ciegos y el elefante

Quizá ya hayas escuchado esa historia, en la que a varios hombres, ciegos de nacimiento, se les pide toquen a un elefante y luego lo describan.

Va el primero y toca una de sus patas; va el segundo y toca su trompa; y así cada uno da siente una sección diferente del elefante.

Cuando compartían sus experiencias comenzaron a discutir. El primero decía que un elefante era como un tronco; el otro que, sin lugar a dudas, el elefante era como una serpiente; cada uno defendía como única verdad su percepción del elefante.

Cuando respetamos y buscamos entender al otro, nos formamos una imagen más completa de la realidad.

Se dice que nunca se debe hablar de política ni de religión -con alguien que tenga una opinión diferente a la nuestra- o se terminará discutiendo.

Cuando nos damos cuenta que nadie tenemos la verdad absoluta, la expresión “diferencia de opiniones” se vuelve sinónimo de aprendizaje mutuo y no de conflicto.

El mundo sería un lugar mejor si hiciéramos lo que mi amiga “Yessi”: Respetar las preferencias de los otros, tanto como deseamos se respeten las nuestras.