El puente amarillo

Ayer fue un día muy importante en la corta vida de mi hija Victoria. Durante 6 meses, más del 10% de su vida entera, había intentado cruzar un puente amarillo en el patio del Jardín de Niños. Ayer finalmente lo cruzó.

¿Porqué te lo comparto?

Porque todos tenemos puentes amarillos que cruzar, sea un problema de salud, un reto profesional, iniciar una familia, aceptar una pérdida o hacer frente a los retos que el día nos impone.  Continuar leyendo “El puente amarillo”

Hecho es mejor que perfecto.

Hecho - Palomita

Seguramente te ha pasado una situación así:

Era un proyecto importante, quería terminarlo cuanto antes, que quedara perfecto. Pero mi mente parecía no querer cooperar.

Las ideas no fluían y mi cuerpo y mente estaban en mi contra: “Como que ya hace hambre, mejor primero como y luego ya me podré concentrar.”; “Este párrafo no está bien, lo voy a borrar y volver a empezar.” y así un sin fin de ideas volaban por mi mente. Impidiéndome avanzar.

Sin duda alguna preocuparnos por hacer las cosas y por buscar hacerlas lo mejor que podamos y cada vez buscar hacerlo aún mejor es tremendamente bueno. El problema está cuando nos presionamos tanto por buscar la “perfección” que nos estresamos a un grado tal que nos bloqueamos y no podemos avanzar. 

Ahí es donde existe una frase que me ha sido muy útil para retomar el control:

Continuar leyendo “Hecho es mejor que perfecto.”