“Conócete a ti mismo”. 4 palabras, 1 gran reto

Conocete a ti mismoRecientemente un radio escucha de EXA Piedras Negras nos preguntaba: ¿Cómo puedo tener más seguridad en mi mismo? ¿Cómo puedo saber cuales son mis virtudes?

Creo que ambas preguntas pueden contestarse con una “sencilla” frase:

“Conócete a ti mismo” Anónimo

Esta frase, con sus variantes, a estado presente en muchas de las civilizaciones antiguas y modernas. Su origen se retoma al antiguo Egipto, y se desconoce con certeza su autor (wikipedia). A pesar de su antiguo origen, la frase sigue siendo tan válida hoy como lo fue entonces.

Respondamos pues a ambas preguntas, con base en la citada frase:

¿Cómo puedo tener más seguridad en mi mismo?

Hace años fui a un congreso. Uno de los conferencistas, de origen nigeriano, comentó algo que se me quedó muy grabado, decía más o menos así:

Yo no sé porque ustedes los blancos a las personas de piel oscura nos llaman de color.

Yo soy negro. Punto.
Si me asoleo, sigo negro.
Si me enfermo, sigo negro.
Si me falta aire, sigo negro.

En cambio ustedes:
Se asolean, se ponen rojos.
Se enferman, se ponen amarillos.
Les falta el aire, se ponen morados.

¡Y dicen que el “de color” soy yo!

¿Te imaginas que alguien lo quiera hacer sentir mal diciéndole “negro”? Él se conoce, sabe que el color de su piel es negra, se conoce y acepta. No pueden usarlo en su contra, porque él no lo ve como un defecto. Y desde luego, tiene un fuerte motivo para ello: No lo es. Ni mejor ni peor se alto o chaparro; blanco, moreno, amarillo o negro; con ojos de color azul, verde, café o negro. Somos nosotros quienes nos juzgamos y aceptamos o no.

El conocernos es aceptarnos:

“(…) Seamos sensatos y aceptémonos como somos, con nuestras realidades, nuestros méritos y nuestras penas.” Carlos Slim

Conócete a ti mismo. Acepta tus realidades. Ello te blindará contra las críticas.

¿Cómo conocer mis virtudes?

Aquí a respuesta es la misma: Conócete a ti mismo.

Suena fácil, pero ¿Cuando fue la última vez que alguien te elogió por lo bien que haces algo? Lamentablemente es más común que se nos señale lo que hacemos mal.

Te voy a dar un secrete para encontrar tus habilidades, y de ahí desarrollar tus virtudes.

Y es que, aclarando, con tus habilidades naces, y si las desarrollas, las vuelves virtudes. Esto es, puedes tener habilidad para el canto; pero si quieres ser un virtuoso, tendrás que ensayar diariamente.

Pero bueno, volvamos al punto. El secreto para descubrir tus habilidades es

“En tus defectos, se ocultan tus habilidades.” Vicente Campos

Así que cuando alguien te señale algún “defecto” piensa: ¿Qué habilidades se ocultan en eso que me señalan?

Por ejemplo, cuando si alguien te dice: “¡Ah como eres metiche!”. Tú puedes analizar y descubrir que detrás de “ser metiche” podemos encontrar habilidades como “capacidad de observación” y  “curiosidad”. ¿Te imaginas a un científico sin esas habilidades?

Siempre que alguien te critique recuerda: “En tus defectos, se ocultan tus habilidades.”

El primer paso para alcanzar tus sueños es simple y complejo: “Conócete a ti mismo”. 4 palabras, 1 gran reto.

Autor: Vicente Campos - Conferencista

https://plus.google.com/u/0/100107131067583559437

1 opinión en ““Conócete a ti mismo”. 4 palabras, 1 gran reto”

Deja un comentario