Desconectarse para conectarse

Desconectarse para conectarse.

Mientras cenamos, ella utiliza la laptop, yo el iPad.

Mientras reviso Twitter recibo un correo. Emocionado con la confirmación de la conferencia lo comparto con “todo el mundo” a través de Facebook, estoy feliz.

De inmediato recibo un aviso, a alguien le ha gustado lo que puse… A mi esposa.

Se ha enterado por Facebook, antes de que se lo comente en persona.

¿No es irónico? Mi esposa, mi compañera de vida y de esta aventura que decidimos iniciar, estando ahí, justo a mi lado, se entera de la buena noticia igual que familia y amigos que están a kilómetros de distancia.

Sé que no es un caso aislado, cada vez son más comunes la anécdotas de personas que se enteran por medio de una red social de lo que piensan, sienten o hacen las personas con las que conviven diariamente:

  • Padres que se enteran que su hijo consume drogas, porque consultó por curiosidad que significaban las abreviaturas que su hijo puso en su muro.
  • Novias que se enteran que su novio ya no lo es, acaba de cambiar su estado de “en una relación” a “está soltero”.
  • O perderse de la plática por cuidar las zanahorias virtuales.

Este vídeo motivacional ejemplifica muy bien, como a veces estamos conectados con el mundo, pero desconectados de quienes tenemos cerca.

Y no se trata de satanisar Internet o las redes sociales.

Es maravillosa la manera en que estas nos permiten comunicarnos. Me llena de alegría cuando nos comunicamos a través de este espacio, de Twitter, de Facebook, etcétera.

Es mágica la manera en que la tecnología nos permite cosas tan increíbles como el ver como crecen los hijos de nuestros amigos y familiares, vivir momentos que de otra forma nos habríamos perdidos.

Como mencionaba anteriormente, las redes sociales son una herramienta, son un medio; de nosotros depende el buen o mal uso que les demos.

Lo importante es que cuidemos no acercarnos de quien está lejos, a costa de alejarnos de quienes están cerca.

Debemos buscar espacios de convivencia, donde podamos desconectarnos de Internet, para conectarnos de manera afectiva y efectiva con quienes están a nuestro lado.

A mi esposa y a mi nos ha resultado increíblemente el salir a caminar por las tardes. Inicialmente lo hicimos por hacer algo de ejercicio, para mantenernos en forma. Pero hoy es algo mucho más importante que eso, es un momento para nosotros, donde volvemos a platicar por mucho tiempo, recordando nuestro pasado juntos y planeando nuestro futuro.

A veces hay que desconectarse para conectarse.

Suscríbete a VicenteCampos.com

* indicates required
Email Format

2 pensamientos sobre “Desconectarse para conectarse.”

  1. ironicamente me perdi los primeros segundos del video por estar contestando un msg de texto..muy buen video y lo triste es que eso nos pasa a todos,como dicen por ahi: “yo tenia una vida antes de tener blackberry”.. dejare mi celular mas seguido para no perderme los detalles de la gente que me rodea,saludos profe :)

Deja un comentario