pasado

Deuda con el pasado


Te invito a hacer la siguiente reflexión: ¿Cuántas personas habrán influido para que tú y yo podamos disfrutar del dispositivo que estamos usando?

¿Cuantas de esas personas existieron hace cientos, miles, quizá millones de años?

Vayamos hasta el hecho de que algunas partes necesitaron fundirse, y ahí fue necesario utilizar fuego, por ende nuestros antecesores que aprendieron a manejarlo, hace millones de años, también influyeron.

Somos privilegiados al poder disfrutar de los frutos de la siembra de otras personas.

Estamos en deuda. Una deuda que no podemos pagar a quienes nos dieron el beneficio.

Nos corresponde soñar. Buscar hacer un mundo un poco mejor. Luchar por hacer realidad nuestros sueños. Para que el fruto de nuestro esfuerzo lo disfruten las próximas generaciones.

Deja un comentario