El “tonto” del pueblo

MonedaDicen que un viajero llegó a un pueblo, agobiado por el cansancio del viaje buscó una cantina para tomar una cerveza. Estando ahí notó como un lugareño le decía a otro: “Mira, aquél es un tonto.” y le pidió al aludido que viniera.

“Te voy a dar una moneda. ¿Cuál quieres?”, le dijo mientras sostenía una moneda de 1 peso en una mano y una de 5 en otra. 

– Sin decir palabra, el “tonto” tomó decididamente la de 1 peso.

– “Jajaja ¿Estás seguro?”, preguntó quien le había ofrecido las monedas, mientras seguía con una mano sosteniendo una moneda de 5 pesos y la otra mano ahora vacía.

– “Sí. Esta.” Dijo el “tonto”, lo que provocó la risa de quien se las ofrecía y su amigo.

El foráneo se sintió obligado a hacer algo al respecto y le pidió al “tonto” del pueblo hablar con él y se lo llevó a un sector de la cantina donde hablar con discreción.

– “Amigo, ¿Qué no se da cuenta?” dijo y sin esperar respuesta continuó: “Se están burlando de usted. Debió tomar la moneda de 5 pesos. ¡Esas valen más!”

– “Lo sé.” Respondió el otro.

– “¿Entonces porqué agarró la de menos valor?”

– “Porque el día en que agarre la de mayor valor se acaba el juego y dejarán de ofrecerme monedas.” Respondió él.

¿A qué voy con este chiste?

Con el tiempo he llegado a identificarme con el “tonto” del chiste. En cierta ocasión uno de mis clientes por error me envío varios miles de pesos de más. Una empresa grande que tardaría mucho en darse cuenta, si es que llegaba a notarlo.

Hice lo que creí y creo correcto: Les dije en cuanto me di cuenta que me habían depositado de más. 

Cuando lo comenté en una reunión, no faltó quien me llamó “tonto” por habérselos dicho. Me lo hubiera quedado fue la recomendación de varias personas.

Esa empresa quedó muy contenta con los resultados de la conferencia y me ha contratado varias veces después de esa ocasión, superando por mucho el dinero que en su momento me depositó de más. 

“Algunas personas dicen la verdad, porque no quieren que los descubran diciendo mentiras. Hacen lo correcto, por motivos erróneos.” – Shiv Khera

Pero no nos confundamos. No se trata de hacer lo correcto para evitar que se den cuenta y nos vaya mal. Si estoy en otra ciudad y un cajero me da dinero de más, se lo digo, aunque no vaya a volver a verlo nunca en mi vida. Lo hago por mi, por sentirme bien conmigo al hacer lo que considero está bien. 

Siempre habrá manera de engañar a otros, de ocultar las cosas de los demás. Pero nunca podemos ocultarlo a nosotros mismos. Y en el momento que ingresa un dinero indebido a nuestra bolsa, nuestro dinero sube, pero nuestra propia autoestima baja.

A veces habrá personas que te llamen “tonto -u otros sinónimos más coloquiales- por hacer lo que consideras correcto. Aún así hazlo. La imagen que tú tienes de ti es mucho más importante. 

Y no quiero dejar de mencionar que nada tiene de malo que busquemos la moneda de 5 o busquemos una de 10. No se trata de conformase con poco dinero. Nada hay de malo en pensar en grande e ir por las monedas mayores. Pero siempre generando valor a las personas con las que hacemos negocio o para las cuales trabajemos, si una persona nos paga 1, 5 o 10 pesos, para sentirnos bien con nosotros mismos debemos buscar generarle 5, 25, 50 o mucho más de lo que no pagó. Siempre congruentes con nuestros valores y principios, para estar bien con nosotros mismos, aunque haya quien nos diga “tontos”.

2 opiniones en “El “tonto” del pueblo”

  1. Me encanto!!!!!, yo trato de ser siempre honesta y me dicen con estas palabras, “Que mensa eres”, pero como dice el articulo me siento bien conmigo misma.

    1. Muchas felicidades Daisy. El mundo necesita de más gente “mensa” como nosotros.

      A la larga, como dice la historia, siempre el beneficio es mucho mayor por ser honestos.

      Nunca cambies. Y éxito con tus sueños.

Deja un comentario