¿Es posible hacer lo que nos gusta y que nos paguen?

Hago lo que me gusta, ¡Y hasta me pagan!

Siendo sincero, me molestaba cuando alguien decía esa frase. Me parecía que quien la decía mentía. ¿Cómo va a ser posible que te paguen por hacer lo que te gusta?

Y sin embargo hoy estoy seguro que es posible.

Recientemente tuve la oportunidad de participar con una conferencia en el festejo del 40 aniversario de la preparatoria donde estudié. El CBTis 34 de Piedras Negras, Coahuila.

Ahí tuve la oportunidad de volver a ver a profesores que hacía años no veía. Entre ellos estaba el Profesor Armando Bosquez Zuñiga, él junto con la “Prefecta Elsa”, me enseñaron mucho de lo que sé de declamación y de hablar en público.

Platicando con él me dijo que a veces algún colega (contador) le decía que porqué no dejaba la enseñanza y ejercía como contador. Que le iría aún mejor -económicamente- poniendo su despacho. ¿Su respuesta?: La contabilidad no me da las satisfacciones que me da la enseñanza.

Y cuando nos platicaba de los logros de alumnos egresados, la felicidad que reflejaba en su rostro, era prueba de que lo decía sinceramente.

Sin duda, hace lo que le gusta, y hasta le pagan. Además su pago no solo es económico, es también emocional.

Por supuesto, también hay contadores que encuentran su realización personal y profesional a través de su actividad. Eso es lo interesante, que cada quien tenemos sueños y gustos únicos.

¿Puede alguien estar contento siempre haciendo lo que le gusta? Desde luego que no, todos tenemos días malos, es normal, debemos hacer lo que acostumbraba hacer Steve Jobs:

“Todos los días, me veo en el espejo y me pregunto: Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿Haría lo que voy a hacer hoy? Y cuando la respuesta es “no” por varios días consecutivos, sé que debo hacer cambios.” Steve Jobs

Por eso es importante soñar, para tener una dirección de hacia donde queremos llevar nuestra vida. Cuando estás en el camino a tus sueños, habrá días que te sientas cansado o fastidiado, es normal. Pero dentro de ti sabrás, que ese es el camino, el camino que te llenará de éxito y felicidad, que te hará sentirte pleno y realizado.

Y no se trata de aventarte al abismo, de cambiar el rumbo de forma súbita.

Pregúntate cada día, si ese día fuera tu último día, ¿Querrías hacer lo que vas a hacer? Y si tu respuesta es no por varios días, comienza a cambiar el rumbo. Recuerda siempre:

“Procura cada día dar pasos que te acerquen a tu sueños. Grandes, chicos o medianos. Todos te acercan.” Vicente Campos

Autor: Vicente Campos - Conferencista

https://plus.google.com/u/0/100107131067583559437

Deja un comentario