Aprende a Decir NO

La importancia de decir “NO”

 No. Una palabra de solo dos letras. Fácil de pronunciar. Fácil de escribir. Difícil de utilizar.

¿Porqué nos cuesta tanto trabajo decir no? 

 Es una de las primeras palabras que escucha una persona al nacer. Decimos “no” cuando un bebé quiere llevarse algo a la boca; “no” cuando el niño quiere meter la mano al fuego; “no” cuando quiere jugar con el jarrón de vidrio. En todos los casos, es con la sana intención de proteger al niño del peligro.

 El problema reside en que esa carga emocional se queda en nosotros, asociando la palabra “no” con peligro y miedo.

 En cuanto aprendemos a hablar nos damos cuenta que también nosotros podemos decir “no”. Generalmente la  comenzamos a usar con nuestros padres: - Ve a la tienda, – No; – Recoge tu cuarto, -No; – Haz la tarea – No; – Métete a bañar – No; etcétera… Si embargo, si sus padres fueron tan “malos” como los míos, el resultado fue un “¿Cómo de que no?”.

 Y rápido nos dimos cuenta, que cuando decimos que no a alguien, la persona generalmente se molesta.

 Y por esto le decimos no, al “no”.

¿Cuál es el problema de no decir no?

 Para entender el problema, debemos darnos cuenta que en realidad, siempre decimos no. Cada que decimos “sí” a algo, decimos “no” a otras cosas.

 El problema es entonces que decimos sí a cosas que no están alineadas con nuestro sueño. Y por ende, decimos no a nuestro anhelo.

“¿Qué gano con ser libre, si no se a donde voy?” Lara Fabián

 Si no tenemos claro hacia donde vamos. Si no hemos visualizado aún nuestro sueño, terminaremos trabajando en cumplir los sueños de alguien que sí sabe lo que quiere.

Soñar sí, pero con enfoque

 Es normal que tengamos no uno, sino muchos sueños. La clave es elegir un par de ellos y llevarlos a cabo. Este enfoque nos servirá de brújula para saber a qué decir no y a que decir sí.

Steve Jobs tenía muy claro esta idea cuando decía:

Cuando piensas en enfoque, crees que es ¿A qué voy a decir sí? No. No es así. Enfoque es decir “no”. Steve Jobs

 Y es que al decir no a las cosas que no encajan en nuestra visión de largo plazo, en nuestro sueño, podremos enfocarlos en aquello que sí suma a nuestra realización.

 Te lo aseguro, cada una de las personas que han logrado el éxito tiene días de 24 horas al igual que cada uno de nosotros. De esas 24 horas, también tienen que destinar varias de ellas a dormir, comer, etcétera. ¿Cuál es su secreto? El enfoque que dan al tiempo que tienen disponible.

¿Cómo decir no?

 Los primeros dos pasos te los da este artículo: Tomar conciencia que, como el tiempo es limitado, al decir sí a una cosa, decimos no a otras; El otro paso es decidir el rumbo que deseas, elegir el sueño o par de sueños que más deseas significa decir no a los sueños secundarios y enfocarse.

 El tercer paso, lamento informarte, es práctica. Y depende 100% de ti.

 Algo que puede ayudarte a decir no, es sin duda el suavizar el “no”, anteponiendo una frase sincera y amable. Frases como “Me encantaría ayudarte, pero tengo otros planes”, “Lo siento, “ahorita” no”, “Muchas gracias por considerarme, pero no estoy interesado”, etcétera.

Suscríbete a VicenteCampos.com

* indicates required
Email Format

8 pensamientos en “La importancia de decir “NO””

  1. Excelente post Vicente, hay que tener prioridades y para eso es fundamental el correcto uso de la palabra “NO” creemos que si la usamos cerramos puertas cuando en verdad, solo dejamos abiertas las que nos interesan.

    Saludos

    1. Exactamente. Y la gente al final aprecia que le hayas dicho no. Y valora más cuando le dices Sí a algo.

  2. Muy buen artículo, para pensarse. Yo creo que decir “no”, no es algo negativo necesariamente. Incluso me parece una muestra de asertividad… Saludos!!

    1. Muchas gracias por tu comentario amigo. Da gusto leerte por acá.

      Un saludo hasta la ciudad de Acuña, a quien le guardo mucho aprecio pues siempre me ha tratado de maravilla.

Deja un comentario