Motivacional: La guitarra empolvada

En casa de mis padres hay una guitarra cubierta de polvo.

Cuando estaba en la secundaria pedí a mis papás con muchísimo entusiasmo, que me compraran una guitarra. Prometí que la tocaría a diario.

Cumplí mi promesa… Por 5 días.

¿Cometieron un error mis padres en haber comparado la guitarra?

Quizá ellos ya intuían el destino que tendría esa guitarra: El mismo que mi traje de karate, que mi teclado, y otras cosas más.

Pero no creo que haya sido un error comprar esa guitarra. Y les agradezco que lo hayan hecho.

¿Y si en verdad era mi vocación tocar la guitarra? ¿Si me apasionaría tanto que volvería mi sueño? Bien valió la pena averiguarlo.

Muchas veces tenemos sueños, pero al probarlos, nos damos cuenta de que no son lo que esperábamos o que simplemente no nos llenan por completo.

Y cuando un nuevo anhelo llega a nuestra mente, nos acordamos del intento anterior, y renunciamos a probar. No queremos tener otra guitarra empolvada.

“Nunca abandones un sueño sin darle la oportunidad de que se convierta en realidad” Alberto Ciurana

A final de cuentas, no me volví guitarrista, ni toco el teclado, tampoco soy karateka, ni tantas cosas más que he intentado.

Pero valió la pena intentar. Solo se puede saber si un sueño se volverá realidad y tu futuro, hasta que lo intentas.

No permitas que tus sueños mueran antes de nacer.

Sigue tus sueños, cada intento, te permite conocerte. Cada intento te acerca más y más al sueño que se volverá tu realidad.

9 opiniones en “Motivacional: La guitarra empolvada”

    1. Muchas gracias Lilian, muy lindo nombre por cierto.

      A nosotros como hijos nos toca recordar que las guitarras cuestan, que debemos valorar y aprender del esfuerzo que nuestros padres hacen para comprarlas y, llegado el momento, invertir también nosotros.

      Gracias por tu comentario.

  1. Nice, me gusto el enfoque que le das. Por ahi tambien aprovechar de no sentirse culpable cada vez que ves la guitarra por que no te convertiste en experto. Lo probaste, no te gusto o no estuviste de acuerdo con el esfuerzo que iba a costar, asi que a lo que sigue. Saludos.

Deja un comentario