Árbol florido

Para cuando las cosas no se dan como queremos:


Hoy quiero compartirles un poema que me gusta mucho. En varias ocasiones lo he compartido con personas que están tristes por algún motivo. Generalmente por desamor:

Si para recobrar lo recobrado
debí perder primero lo perdido,
si para conseguir lo conseguido
tuve que soportar lo soportado,

si para estar ahora enamorado
fue menester haber estado herido,
tengo por bien sufrido lo sufrido,
tengo por bien llorado lo llorado.

Porque después de todo he comprobado
que no se goza bien de lo gozado
sino después de haberlo padecido.

Porque después de todo he comprendido
por lo que el árbol tiene de florido
vive de lo que tiene sepultado.

Francisco Luis Bernández

Del poema tomo 2 puntos que considero clave:

1. No se goza bien de lo gozado sino después de haberlo padecido.

¿Qué tal sabe la comida después de horas sin comer? ¿Qué tal se siente la cama cuando llevas más de 24 horas continuas sin dormir? ¿Un vaso con agua después de haber caminado al sol?

A veces podemos llegar a desesperarnos cuando las cosas no se dan como deseamos, cuando intentamos muchas veces y no conseguimos lo deseado. Cuando quieras desistir de tu sueño, recuerda este poema. “No se goza bien de lo gozado sino después de haberlo padecido”.

Sigue intentando, la satisfacción, la sensación de logro será aún mayor mientras más difícil haya sido el trayecto.

2. (…) lo que el árbol tiene de florido vive de lo que tiene sepultado.

No podemos evitar perder.
No podemos evitar cometer errores.
Pero sí podemos elegir aprender de ellos.

En el camino a tu sueño habrá contratiempos. No siempre se gana. Pero, si estás atento, siempre se aprende.

Como dice el poema, tus éxito (flores) se nutrirán de los fracasos que estarán (sepultados) en el pasado.

Finalmente.

Recuerda que las cosas no siempre se darán como deseamos, que es normal que no sintamos molestos y/o desesperados.

Si tú o alguien que conoces se siente desesperado porque no ha conseguido el resultado deseado. Te invito a leer o compartir este poema.

Deja un comentario