Para ser Grande hay que ser Niño

En México cada 30 de Abril se festeja el “Día del Niño”. Una fecha para festejar a los más pequeños del hogar.

Cuánto podemos aprender (o recordar) de los niños, sin duda alguna para llegar a ser grande en lo que hagamos, tenemos que tener algo, o mucho, de niño. Aquí algunas lecciones: 

Si te caes, se vale llorar y hacer corajes, pero hay que reintentar.

¿Cuántas veces hemos visto un niño que se cae, llora y a los 2 minutos ya está nuevamente en lo mismo?

Sí. En la búsqueda de nuestros sueños habrá caídas y raspones, se vale llorar o enojarse, pero mientras más tiempo nos lamentemos menos tiempo habrá para volver a intentar. 

Hacer amigos solo porque sí.

Es impresionante la facilidad que tienen los niños de hacer amigos. Quizá es el hecho de que se sienten afines con otro ser humano que batalla con adultos.

Debemos encontrar los puntos de convergencia con cada persona y a partir de ahí hacer amistades. Busca afinidades, no diferencias. 

Soñar en grande

Los niños tienden a soñar en grande y asumir el éxito. Los grandes logros de la humanidad han sido de hombres y mujeres que soñaron como niños y lucharon como adultos.

Tener capacidad de asombro

Dejemos que el mundo nos sorprenda. Este mundo es tan grande que siempre habrá algo por descubrir o inventar.

Conservemos siempre nuestra capacidad de asombro, de maravillarnos con el mundo.

En fin, hay muchas cosas que podemos aprender de los niños. Ellos son, por naturaleza, soñadores. Recuerda:

“Para ser grande. Hay que seguir siendo niño.” – Vicente Campos

Deja un comentario