Negrita - Poddle

¿Porqué se quedó afónica nuestra mascota?


Cuando me casé venían incluídas 3 perritas.

La que “adorna” este artículo lleva por nombre “Negrita” por obvias razones.

Siendo todas hembras nos extrañó un día escuchar un ladrido muy ronco en el patio de atrás de nuestra casa, su casa.

Poco tardamos en darnos cuenta de que se trataba de la “Negrita”, había estado ladrando tanto que se lastimó la garganta.

Y es que en nuestra pared hay un agujero pequeño, a través del cual se puede ver al patio del vecino. Y ahí se pasaba el rato la perrita, asomándose por el hueco hasta que veía al perro que el vecino tiene en su patio, para soltarse entonces a gruñir y ladrar.

Tanto y tanto lo hizo esa vez, que como les conté un día amaneció con voz ronca.

¿Porqué les comparto esta anécdota?

Porque muchas veces las cosas que nos molestan llegan sin buscarlas. Pero vale la pena reflexionar, si a veces, no estamos mirando pacientemente por un agujero, buscando ver lo que nos molesta, aún a costa de hacernos daño.

Deja un comentario