¿Regalarías a quien quieres algo que no te gusta?

– “¿Los quieres?” decía Sonia, para no decir el nombre de mi hermana Angélica.
– “Claro, ¡Gracias!” respondía yo al ofrecimiento de una bolsa de fritos recién abierta.
– “Es que no me gustaron” decía ella.
– “…” Recién había dado yo la primer mordida.

De pronto, esa última frase, hacía que me preguntara, ¿Qué tienen de malo? ¿Estarán pasados?

No, realmente estaban bien, pero el hecho de saber que era algo que ella no quería, hacía que me los comiera – porque claro, me los comía – esperando el momento en que tampoco a mi me gustaran.

¿Porqué lo traigo a colación?

Porque hay personas, ninguna que lea esta página, que así se ofrecen a sí mismos. Queremos que alguien nos acepte y nos quiera, sin aceptarnos ni querernos primero nosotros.

A una persona que quieres, ¿Le regalarías algo que a ti no te gusta?

“(…) Seamos sensatos y aceptémonos como somos, con nuestras realidades, nuestros méritos y nuestras penas.” Carlos Slim

¿Qué mejor regalo que tu amistad o tu amor? Es regalarte a ti mismo.

Para que el maravilloso acto de regalarnos sea valorado, debemos primero valorarnos nosotros, para entonces poder decir: “Toma, me regalo como amigo / pareja, soy lo más valioso que jamás pueda darte”

Dedicado con cariño a mi hermana, cuya generosidad se extiende en regalar también lo que sí le gusta para ver felices a quienes aprecia.

Una respuesta a “¿Regalarías a quien quieres algo que no te gusta?”

  1. Muy interesante, nunca lo había pensado así. Es tan lógico.

    Todo lo que uno hace para el mundo externo tiene que ser correspondido con lo que hay en el mundo interno: Si no nos queremos, no podemos querer; si no nos cuidamos ¿cómo podemos cuidar a otros?. No se puede dar lo que no se tiene.

    El recurso del ejemplo, tan gráfico, es muy clarificador. Algún día escribiré algo propio sobre el tema, con éste artículo como inspirador.

    ¡Saludos!

Deja un comentario