Hay que dejarse ayudar

Manos unidas - ayuda

Todo parece perdido. El destino de la humanidad está en manos del héroe que logrará, por sí mismo, vencer al mal. Con gran habilidad y empeño, nuestro héroe de acción logra vencer a cientos, miles, de enemigos prácticamente con sus propias manos. 

La situación anterior es la clásica historia de muchas películas, en las que se exalta el triunfo del individuo que logró vencer a todo y a todos. Quizá un poco de ayuda, pero principalmente solo.

¿Y qué con ello?

Que en ocasiones, cuando estamos buscando nuestro sueño, caemos en el error de querer lograrlo todo “por nuestro propio mérito”; llegar a la meta y reconocer que fue gracias a que otra persona o personas nos facilitaron el camino, parecería una señal de debilidad, de quitarle mérito a nuestro logro.

Y es que a todos, yo incluido, nos gusta la historia de la persona humilde, que con tenacidad y esfuerzo trabaja para pagarse sus estudios y finalmente se vuelve un profesionista de éxito. Historias como esa siempre nos motivan.

Pero al enaltecer tan noble logro, podemos caer en el error de minimizar el logro de la persona que aprovecha la oportunidad que sus padres le dan de estudiar, sin necesidad de tener que trabajar, solo enfocarse en los estudios. ¿No suena nada romántico verdad?

¿Qué habría pasado si Benito Juárez hubiera rechazado el patrocinio para estudiar que le dio el fraile lego franciscano Antonio de Salanueva? Sin duda habría logrado grandes cosas. Pero aceptando que lo ayudaran logró mucho más de lo que pudo haber logrado por sí solo.

A veces nos cuesta trabajo, pero tenemos que aprender que hay más mérito en dejarse ayudar. Ello nos permitirá llegar más lejos, más rápido. Y no, quizá nunca podamos devolver el favor a quien nos ha apoyado, pero sí podrémos apoyar a alguien más.

Pensar en mi antes que en otros es Egoísmo. ¿O no?

Era mi primer vuelo. Sin embargo, había visto las indicaciones de vuelo en películas, creía poder adivinar lo que la azafata diría. Me sorprendió la indicación sobre ayudar a alguien más con su mascarilla:


¿Colóquese primero usted la mascarilla? ¡Qué egoísmo! ¿Porqué dio la indicación así? Tenía que haber alguna razón. Todo el vuelo tuve la duda. Estando en mi destino, también me lo pregunté, de regreso noté que la indicación era la misma. Finalmente a mi regreso lo entendí: Continuar leyendo “Pensar en mi antes que en otros es Egoísmo. ¿O no?”