Sí, el éxito llega de la noche a la mañana…

Todos quisiéramos que nuestros sueños se cristalizaran de inmediato. ¿Es posible tener éxito de la noche a la mañana? Sí.

Como lo dice la frase de mi amigo Arturo San Vicente:

“El éxito llega de la noche a la mañana. Pero después de muchos años de trabajo duro.” Arturo San Vicente

Ese cantante que “de pronto” se volvió famoso, lleva años aprendiendo música. ¿Desde que edad habrá comenzado a cantar?

¿Qué hay de quien se gana la lotería? Quien se gana la lotería gana dinero. El éxito no se puede comprar:

“El éxito es un estado interior.” Carlos Slim

Quien de pronto se gana la lotería, recibe una herencia o por cosa fortuita recibe dinero no tiene la satisfacción personal que solo se obtiene a través del esfuerzo.

Quien se hace estrella de la noche a la mañana sin una base sólida de esfuerzo y dedicación, pronto pierde esa “fama” con la misma rapidez.

¿Porqué te comento esto?

Porque a veces en el camino a nuestros sueños podemos sentir que no avanzamos, que estamos trabajando mucho y teniendo pocos frutos.

Sin embargo estoy convencido que el éxito profesional es como en la imagen que acompaña este artículo. Un camino con subidas y bajadas pero bastante plano. Hasta que llega el momento en que sube de forma impresionante.

A los ojos de otros, será un logro que se dio “de un día a otro”. Pero tú sabrás que no fue así, que tus sueños se cumplieron de un día a otro, pero después de años de trabajo duro.

Invéntate más problemas.

Uno de los conferencistas que influyeron en mi en la niñez fue Miguel Ángel Cornejo. Recientemente bajé un audiolibro suyo y escuché una frase que me llamó la atención.

“Los gerentes del nuevo milenio, deben dedicar la mitad de su tiempo a resolver problemas, y la otra mitad a crear nuevos problemas“. Miguel Ángel Cornejo

¿A qué se refiere él con esto? ¿Aplica también a nuestra vida diaria?

Continuar leyendo “Invéntate más problemas.”

Si vas a barrer, barre; pero hazlo bien

Hace unos días tuve el gusto de ser invitado a un panel en la Universidad Autónoma del Norte de Coahuila (UTNC), ahí mi amigo Raúl Muzquiz compartió la siguiente frase del Lic. Jesús Mario Flores Garza, mejor conocido como “Chuy Mario”:

“Si vas a hacer frijoles, haz frijoles. Si te tocó barrer, barre; pero hagas lo que hagas, hazlo bien.” Jesús Mario Flores

Contó Raúl que esa era una frase que mencionaba Chuy Mario frecuentemente entre sus coordinadores más cercanos. Lo que hagas, resumía, hazlo bien. Porque si barres y en lugar de barrer bien, haces como que barres, un día alguien se va a dar cuenta. Hazlo bien.

¿Porqué se los comparto? Continuar leyendo “Si vas a barrer, barre; pero hazlo bien”

El jugador que corrió extraordinariamente… Pero en el sentido contrario.

Pocos son los jugadores de football americano que realizan anotaciones jugando a la defensiva.

Una de las más recordadas, fue la realizada por Jim Marshall el 25 de Octubre de 1964. El equipo contrario tenía el balón, el quarterback lanza un pase al receptor, este último es tacleado y suelta el balón. Jim Marshall lo atrapa ganándolo para su equipo. Se da cuenta que está libre y corre, corre lo más rápido que puede, logrando alejarse de sus oponentes y de sus compañeros, escucha como el estadio enmudece, finalmente luego de 69 yardas, llega a la zona de anotación y arroja el balón… Es entonces cuando se da cuenta. Corrió en sentido contrario y anotó en contra de su propio equipo.

Sí, su anotación, es recordada como uno de los momentos más embarazosos de la historia del deporte. Aquí el vídeo: Continuar leyendo “El jugador que corrió extraordinariamente… Pero en el sentido contrario.”

Desaparece tus preocupaciones

Natalia está preocupada. Mañana será su examen final de matemáticas. No se siente lista. Seguramente reprobará, y entonces sus papás la regañarán. Le impedirán ir a esa fiesta que desea…

 ¿Alguna vez te has sentido así? ¿Te has sentido abrumado por un problema, pensando las consecuencias que te podría generar?

 A mi también. Alguien me dijo una vez una frase que me dejó pensando en ello:

La mayoría de las veces sufrimos más por lo que creemos va a pasar, que por lo que en verdad nos pasa.

Y es verdad, como en el ejemplo de “Natalia”, dejamos volar nuestra mente, y sufrimos una y otra vez por situaciones que aún no han pasado. En su mente, ella ya sufrió el nerviosismo del examen, ya experimentó la frustración de reprobarlo, el miedo de contarle a sus papás, una regañada épica y la tristeza de no poder ir a la fiesta. Y no una, sino varias veces.

“La ocupación desplaza a la preocupación y los problemas, al enfrentarlos, desaparecen” Carlos Slim

Generalmente por preocuparnos no nos ocupamos.

Siguiendo el ejemplo, Natalia estaría tan preocupada que no se concentra en el estudio. Si pensara de forma clara recordaría que tiene una compañera que es muy buena con las matemáticas y seguro la ayudaría si se lo pide.

Como dice Carlos Slim la ocupación hace a un lado a la preocupación. Es casi mágico, cuando finalmente decides hacer frente a aquello que has estado rehusando enfrentar, te das cuenta que era mucho más fácil de lo que te imaginabas. Es casi como si con solo hacerles frente, el problema desapareciera.

Si tiene solución, ¿Para que preocuparse?; si no tiene solución, ¿Para qué preocuparse? Proverbio Japonés

 Parte del problema, es que al estar preocupados no pensamos claramente. El proverbio japonés arriba citado es útil en esos momentos de desesperación. Y es que es verdad:

Si tiene solución, no hay porque preocuparse; lo que hay que hacer es ocuparse y trabajar en la solución.

Si no tiene solución, entonces tampoco hay de que preocuparse, hay que entender que no está en nuestras manos cambiarlo, y ocupar nuestra mente y esfuerzos en aquello que sí podamos solucionar.

Cuando te encuentres ante un problema, recuerda:

Si no tiene solución, ¿Para qué preocuparse?; Si tiene solución, ¿Para qué preocuparse? Es mejor ocuparse.