Creyéndote tus sueños

Hace unos días comencé a ver el documental “This Is It”, el cuál muestra todos los preparativos previos a la gira del mismo nombre de Michael Jackson.

Es impresionante toda la preparación que conlleva un evento así. Algo de lo que me llamó la atención fue Continuar leyendo “Creyéndote tus sueños”

Cuando sea grande, quiero que la gente diga…

Se dice que cierto día estaban platicando un tomatito y un huevito.

“Yo quiero crecer mucho” -decía el tomatito-
“¿Para qué?” – Preguntó el huevito
“Para cuando vaya por la calle la gente diga: ¡Mira, ahí va un tomatón!”
“… No, yo mejor no quiero crecer mucho” – Afirmó el huevito.

¿A qué viene este chiste? Continuar leyendo “Cuando sea grande, quiero que la gente diga…”

El árbol de una sola manzana

 Terminó de comer una manzana y decidió guardar las semillas. Pensó: Si la planto, dentro de unos años tendré muchas manzanas.

 Así lo hizo, al poco tiempo salió un pequeño árbol, el cual cuidó por años, dándole agua, abonando la tierra, evitando las plagas, protegiéndolo de los fríos extremos.

 Después de varios años de cuidados lo que una vez fue una pequeña semilla, se había vuelto un árbol grande y frondoso, de más de 10 metros de alto.

 Pero algo extraño pasó. El árbol tuvo una sola flor y de esta, surgió una sola manzana.

 Debió ser por ser la primera vez que florea pensó su dueño.

 Cuidó y esperó pacientemente al próximo año. Para su decepción el árbol dio una sola manzana, igual que al año siguiente.

 Decidió entonces preguntar a un amigo, quien le dijo que era un caso extraño, él tenía varios manzanos que daban muchas más manzanas por año. Le ofreció regalarle un árbol pequeño si quería.

 Nuestro amigo aceptó, llevó el árbol a casa y reemplazó al manzano de una sola manzana.

¿A qué viene esta historia?

 La comparto, porque es importante evitar en todo momento ser como ese árbol que da poco fruto.

 Al trabajar para una empresa, debemos procurar generarle o ahorrarle varias veces lo que nos pague.

 Dar servicios o productos que generen beneficios en nuestros clientes que les genere un beneficio mucho mayor al pago que han hecho.

 De no dar un beneficio mucho mayor que el pago recibido, seremos como un árbol que da poca manzana, y nuestro cliente o empleador buscará otro que le de más y mejores frutos.

 Da siempre tu mejor esfuerzo, se un árbol de fruto abundante.