¿Porqué se quedó afónica nuestra mascota?

Cuando me casé venían incluídas 3 perritas.

La que “adorna” este artículo lleva por nombre “Negrita” por obvias razones.

Siendo todas hembras nos extrañó un día escuchar un ladrido muy ronco en el patio de atrás de nuestra casa, su casa.

Poco tardamos en darnos cuenta de que se trataba de la “Negrita”, había estado ladrando tanto que se lastimó la garganta.

Y es que en nuestra pared hay un agujero pequeño, a través del cual se puede ver al patio del vecino. Y ahí se pasaba el rato la perrita, asomándose por el hueco hasta que veía al perro que el vecino tiene en su patio, para soltarse entonces a gruñir y ladrar.

Tanto y tanto lo hizo esa vez, que como les conté un día amaneció con voz ronca.

¿Porqué les comparto esta anécdota?

Porque muchas veces las cosas que nos molestan llegan sin buscarlas. Pero vale la pena reflexionar, si a veces, no estamos mirando pacientemente por un agujero, buscando ver lo que nos molesta, aún a costa de hacernos daño.

Clave para el éxito

Hoy quiero compartir con ustedes, una idea simple, pero poderosa. Solo te pido a cambio que, si la encuentras útil, también la compartas.

Un amigo hace años me hizo una pregunta: ¿Cuántas veces al día escribes tu password? ¿Y a la semana? ¿Al mes? ¿¡Al año!? Probablemente tú, como yo, nunca te hayas detenido a pensar en eso.

¿Qué importancia tiene? Continuar leyendo “Clave para el éxito”

El exitoso maratonista que llegó en último lugar.

2 horas y 5 minutos tomó a Geoffrey Mutai recorrer los 42 kilómetros del maratón de Nueva York, el menor tiempo en toda la historia de este evento.

Ese día, el 7 de Noviembre del 2011, también se rompería otro récord. Nadie, había tardado tanto en concluir el maratón. El último participante en llegar, tardó 15 horas y varios minutos en recorrer el mismo trayecto. Su nombre: Mickael Melamed.

¿Quién fue el vencedor?

Continuar leyendo “El exitoso maratonista que llegó en último lugar.”

Desconectarse para conectarse.

Mientras cenamos, ella utiliza la laptop, yo el iPad.

Mientras reviso Twitter recibo un correo. Emocionado con la confirmación de la conferencia lo comparto con “todo el mundo” a través de Facebook, estoy feliz.

De inmediato recibo un aviso, a alguien le ha gustado lo que puse… A mi esposa.

Se ha enterado por Facebook, antes de que se lo comente en persona.

Continuar leyendo “Desconectarse para conectarse.”