“No te digo que será fácil. Pero sí que valdrá la pena. Sueña. Construye tu sueño.” – Vicente Campos

“No te digo que será fácil. Pero sí que valdrá la pena. Sueña. Construye tu sueño.” - Vicente Campos
“No te digo que será fácil. Pero sí que valdrá la pena. Sueña. Construye tu sueño.” – Vicente Campos

Divide tu Sueño en rebanadas

Hace tiempo escuché un chiste que dice:

“Una persona llega a un negocio de pizzas y pide una pizza con aceitunas, peperonni, extra queso y champiñones. Claro que sí -le dice el encargado- ¿La quieres en 6 o 12 rebanadas? – Continuar leyendo “Divide tu Sueño en rebanadas”

Segunda Twitcam – Amor, atreverse y otros temas.

Me había quedado un poco con las ganas de hacer Twitcam e hicimos una más informal con tema libre. Gracias a todos los que nos acompañaron.

Más adelante hacemos otra avisando antes.

En fin, para los que no la pudieron ver en vivo, aquí les dejo la grabación:

 

Continuar leyendo “Segunda Twitcam – Amor, atreverse y otros temas.”

Cuando sea grande, quiero que la gente diga…

Se dice que cierto día estaban platicando un tomatito y un huevito.

“Yo quiero crecer mucho” -decía el tomatito-
“¿Para qué?” – Preguntó el huevito
“Para cuando vaya por la calle la gente diga: ¡Mira, ahí va un tomatón!”
“… No, yo mejor no quiero crecer mucho” – Afirmó el huevito.

¿A qué viene este chiste? Continuar leyendo “Cuando sea grande, quiero que la gente diga…”

Trayecto al jardín más bello del mundo

Se decía esa ciudad tenía el jardín más bello del mundo.

Había un problema, para llegar a él había que caminar por más de 2 horas.

¿Qué son 4 horas – 2 de ida y 2 de vuelta-  a cambio de ver el jardín más bello del mundo? ¡Nada!

Eso pensaron nuestros personajes de esta historia.

Por azares de la vida, iniciaron juntos el camino.

Él primer siendo más joven decidió avanzar a paso veloz, dejando atrás al hombre adulto.

Caminó a toda prisa. En ratos, trotó. Finalmente, en 1 hora y 10 minutos llegó al jardín…

Era un jardín muy lindo sí. ¿Pero el más bello del mundo? ¡Nah!, no era lo que esperaba… Regresó a toda prisa decepcionado.

A medio camino se topó al hombre adulto, le dijo que regresara, que el jardín no era la gran cosa.

El hombre lo escuchó cortésmente, pero le dijo que de igual forma prefería continuar.

“Vaya, fui, vi el jardín, volví !Y me topé al señor a medio camino! ¡Que si es lento!” – Pensó el joven mientras trotaba el último tramo para llegar al inicio.

Habían pasado ya 2 horas y 15 minutos desde que él inició el trayecto. Al llegar al jardín el hombre se dio cuenta que el joven tenía razón, sí era muy lindo, pero no, definitivamente no era el más bello.

Lo contempló un poco y volvió, disfrutando de regreso, como lo había hecho de ida, de la bella vegetación que había en el trayecto. Contempló un tipo de insecto que jamás había visto; cortó una flor silvestre para su mujer; tomó fotos de un ave preciosa, única de la región; disfrutó el aroma del aire, fresco, húmedo, falto de smog.

Estaba casi por llegar de vuelta al inicio cuando pensó para si: “Vaya, que hermoso camino”

¿A qué voy con esta historia?

Dice mi tío Lázaro, para no decir Lalo, que a veces pensamos cosas como:

“Cuando tenga tal carro seré feliz”
“Cuando tenga tal casa seré feliz”
“No, ahora sí, cuando tenga “X” trabajo, voy a sentirme pleno”
“Bueno, cuando gane “tanto” voy poder realizarme”
…. Etc., etc.

Es imprescindible tener sueños. Soy el primero en afirmarlo. Pero que no te pase lo que al joven de la historia, que por buscar la meta, se perdió el maravilloso trayecto.

Sueña, construye tu sueño, busca llegar a él con todas tus fuerzas. Pero recuerda que a veces, la recompensa está en el camino.