Dejé de despedirme con un beso en las mañanas…

Todas las mañanas antes de irme a trabajar me despedía de mi esposa con un beso en los labios. Generalmente aún dormía cuando yo me iba, por lo que, al darle el beso, la despertaba. 

Ella se dedica exclusivamente al hogar, que no es lo mismo que “no trabaja”. Y con dos niñas pequeñas, es frecuente que duerma tarde y se despierte durante la noche.

Después de varios días de despertarla al despedirme, decidí que era mejor dejarla descansar y, muy a mi pesar, me comencé a ir sin darle un beso en las mañanas.

Continuar leyendo “Dejé de despedirme con un beso en las mañanas…”

Mike: El gallo sin cabeza

Había escuchado que cuando le cortan la cabeza a una gallina, esta sigue con vida durante algunos minutos, de ahí la expresión “anda como gallina sin cabeza”. 

Estaba buscando si lo que había escuchado era cierto, cuando me topé con la historia de Mike, un gallo que vivió no unos minutos, sino días, semanas y meses sin cabeza. ¡18 meses sin cabeza! Continuar leyendo “Mike: El gallo sin cabeza”

Que el trabajo de tus sueños no se vuelva pesadilla

¿Recuerdas tu felicidad el primer día que iniciaste en tu trabajo? ¿Recuerdas cómo llamaste a amigos y familia para contarles que habías obtenido el puesto?

Con el tiempo esa emoción inicial pasa, y puede dar paso a una nueva emoción por los sueños cumplidos, por la realización personal, laboral y profesional que has tenido en la empresa. O bien, puede dar paso a un “despido interior” como lo nombra  Lotfi El Ghandouri en su libro del mismo nombre.

¿Qué nos lleva a este estado de insatisfacción laboral y cómo podemos salir de ella? De esto trata el artículo que me recomendó Ale Berrueto vía Twitter.

Léelo aquí: Evitar la infelicidad laboral (El País)

Los problemas que me gusta tener

Solucionando problemaQuiero bajar de peso. Tengo mucho trabajo. Traigo gastos adicionales en la casa… Esos y otros muchos problemas, son problemas que me gusta tener.

¿Cómo?

Sí, a veces nos sentimos abrumados por problemas que tenemos. Pero si nos permitimos ver desde otra perspectiva, nos daríamos cuenta que son problemas que da gusto tener. Por ejemplo:

– Quiero bajar de peso. Es un problema que me gusta tener, es consecuencia de que puedo comer más de lo que necesito, que mi esposa cocina muy rico y que mis amigos y familiares siempre se desviven en atendernos.

– Tengo mucho trabajo. Es un problema maravilloso, que muchas personas que no tienen un empleo desean tener. Además mi trabajo es la forma en que ayudo a otras personas y que puedo procurar un ingreso para mi y mi familia.

– Traigo gastos adicionales en mi casa. Este es mi problema favorito, causado por una integrante que está por llegar a mi familia y que estamos esperando con muchísima alegría.

De tus problemas, ¿Cuáles te gusta tener?