Desconectarse para conectarse.

Mientras cenamos, ella utiliza la laptop, yo el iPad.

Mientras reviso Twitter recibo un correo. Emocionado con la confirmación de la conferencia lo comparto con “todo el mundo” a través de Facebook, estoy feliz.

De inmediato recibo un aviso, a alguien le ha gustado lo que puse… A mi esposa.

Se ha enterado por Facebook, antes de que se lo comente en persona.

Continuar leyendo “Desconectarse para conectarse.”