Un dato, sin importancia aparente, salvó su vida.

Recientemente tuve oportunidad de compartir escenario con Carlos Páez, uno de los sobrevivientes del accidente de los Andes. Donde un grupo de jóvenes lograron sobrevivir 72 días en un clima extremo luego de un accidente aéreo que los dejara a 4000 metros de altura.

Desde luego fueron varias las cosas que me llamaron la atención, una de ellas fue el relato de cómo, días después del accidente, una avalancha cubrió por dentro y por fuera la parte del avión donde se encontraban: 

Los que no quedamos sepultados por la nieve, comenzamos a excavar para liberar a los demás. Resulta que Nando (Fernando Parrado) había leído en una revista de National Geographic que como la nieve es porosa, se puede respirar a través de ella si uno se mantiene calmando. Eso fue lo que le permitió ganar tiempo a que lo encontrara. Ello fue clave, porque él fue uno de los 2 que se fueron en la expedición que logró el rescate de todos. – Carlos Páez.

 ¿Porqué me llamó la atención y te lo comparto?

Porque esta parte de la historia, ejemplifica la importancia que tiene buscar aprender cosas nuevas constantemente. Buscar saber un poco de todo y aumentar nuestra cultura.

Cuando Fernando Parrado leyó ese artículo y el dato de que era posible respirar bajo la nieve, seguramente le pareció un asunto curioso, sin mayor importancia. Y cómo después fue la diferencia entre la vida y la muerte.

Así ha habido muchas cosas que he aprendido por curiosidad, sin que en el momento tuvieran aplicación práctica, que luego me han servido en la vida. El ejemplo más claro es todos los cursos y libros que tomé que no tenían relación directa con la carrera que estudié en la universidad -Ingeniero en Electrónica- pero que me han sido más útiles que todos cursos y libros que sí eran de mi carrera, por la decisión que tomé de seguir el sueño de ser conferencista.

Así que lee, aprende, estudia, prepárate y crece tanto como puedas. Nunca sabes como un dato, que en el presente pudiera no tener aplicación prácticamente pueda salvar tu vida… O tus sueños. 

Deja un comentario