Un gato y el salto de sus sueños

Gato a punto de saltar

El gato de la foto de este artículo estaba siendo grabado por su dueño. Repentinamente fijó su atención en algo distante, fuera de cámara. Se acercó al borde de la mesa, asumió posición de salto, con su mira siempre fija en su objetivo. Tenía claro lo que quería lograr. Aquí el desenlace: 

No sé tú, pero no es lo que yo esperaba.  (Y sí, lo confieso, también me reí).

¿Porqué te lo comparto entonces?

Porque cuando vamos tras nuestros sueños, es lo más probable que nos pase:

1. Que tengamos nuestra meta fija. 
2. Que nos pongamos en posición. 
3. Que nos lancemos
4. Que fallemos
5. Que se burlen de nosotros. 
6. Que nos duela (la caída y la burla)
7. …

Es en el punto 7 el que separa a quien tiene éxito en su sueño de quien no. 

Podemos decidir aprender de lo ocurrido y volverlo a intentar, de mejor manera. O podemos decidir darnos por vencidos. Eso hace toda la diferencia. 

Y no está mal darse por vencido en algunos sueños. Como te he compartido, yo soy un cantante fracasado. En eso mi paso 7 fue darme por vencido. Pero sigo firme en dedicar mi vida a motivar a las personas a conseguir sus sueños. Me he caído, y me he levantado.

No se trata de perseverar en todo, pero sí en algo. Aferrarse a un sueño, en el que te parezca más importante.

Espero que nuestro peludo amigo haya perseverado en su salto y lo haya logrado.

Autor: Vicente Campos - Conferencista

https://plus.google.com/u/0/100107131067583559437

Deja un comentario